En medio de la tensión en Medio Oriente, un Boeing 737-8 de Ucranian International Airlines (UIA) cayó poco después de despegar desde Teherán con rumbo a Kiev.

 

 

La tragedia se da en medio de la escalada de tensión militar entre Irán y los Estados Unidos, aunque los primeros informes hablan acerca de la posibilidad de un desperfecto técnico del avión: se habría producido un incendio en uno de los motores.

El Boeing 737-8 de Ucranian International Airlines (UIA) realizaba el vuelo PS752 con el que tenía previsto conectar Teherán con Kiev, pero se estrelló pocos minutos después de despegar.

Como consecuencia de la caída, un total de 176 personas que viajaban a bordo de la aeronave perdieron la vida.

Veintidós equipos de rescate se acercaron hasta el lugar donde se estrelló el avión y, según los primeros informes, no habría sobrevivientes.

“Estamos preparando un equipo para ayudar con la operación de búsqueda e investigar las causas del desastre”, manifestó el primer ministro de Ucrania, Oleksiy Honcharuk, quien precisó que en la aeronave viajaban 167 pasajeros y 9 miembros de la tripulación.

El canciller de Ucrania, Vadym Prystaiko, precisó que las víctimas son 82 iraníes, 63 canadienses, 11 ucranianos y 10 suecos, 4 afganos, 3 alemanes y 3 británicos.

Fuente: Launiondigital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

14 − tres =

Menú