La víctima tenía 17 años y se domiciliaba en el barrio Los Ceibos. Sus padres lo identificaron por el tatuaje en una de sus piernas. La autopsia determinó que murió por aplastamiento. La Justicia ordenó el arresto de varias personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

20 − dieciseis =

Menú