La Provincia delegó a los municipios la facultad de inspección.

Se intensificarán los controles de  precios para evitar abusos

 

La especulación, el oportunismo y la falta de solidaridad de algunos sectores no se hizo esperar después de que el Estado nacional decretó la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus. Ante esta situación de incertidumbre, la remarcación de precios, llegó y en muchos casos de una manera despiadada.

El Tribuno recibió denuncias que en las verdulerías de los barrios de la ciudad las verduras duplicaron su precio. Pero esa especulación no está solo en las barriadas, hay supermercados y mayoristas que también aprovecharon esta delicada situación y decidieron remarcar sin contemplación. Los controles en la Provincia, se intensificarán con el correr de los días.

María Pía Saravia, secretaria de Defensa del Consumidor de la Provincia, tiene a cargo el control a los distintos comercios para certificar que se cumplan los valores de referencia.

Las planillas de inspección que envía Nación y manejan desde el Gobierno provincial abarcan tres grupos, que son: los mayoristas, las cadenas de supermercados nacionales y los almacenes, minimercados y supermercados chinos. Los operativos, que son realizados por grupos de cuatro inspectores, obviamente no son informados y son realizados sin previo aviso.

Saravia aclaró a este medio, que el único supermercado que fue clausurado es el Carrefour, que se encuentra ubicado en la calle Entre Ríos y Junín.

«Desde que salieron los precios máximos se le dio un tiempo de adecuación a los supermercados para que puedan adecuarse a esos precios de referencia que ellos mismos se habían comprometido a tener. Una vez que Nación nos envió las planillas para cada supermercado salimos a inspeccionar y detectamos que no coincidían 33 productos con los precios de referencia», expresó.

Los niveles de aumentos que encontraron los inspectores fueron dispares, pero había productos que habían sufrido una remarcación excesiva y abusiva. Por ejemplo, el caso que más impresionó a las personas que hicieron el relevamiento fue el de los pañales, que pasaron de costar 668 pesos a 802 pesos, con un 20% de incremento. Otros ejemplos: un paquete de hamburguesas pasó de $215 a $231 (un incremento del 7,5%), un paquete de mayonesa pasó de $76 a $81 (6,5%), un paquete de yerba mate suave pasó de $126 a 139 (10,3%).

En el interior

En el interior la situación también es compleja, porque se estaban dando casos de intendentes que estaban restringiendo la circulación de vehículos, lo que dificultaba el reabastecimiento de negocios o pequeños supermercados. La situación no pasó a mayores ya que no se produjo desabastecimiento, pero sí hubo una suba de precios.

«Lo que estaba pasando es que muchos municipios se encerraron, y al encerrarse no permitían el paso para hacer compras, y las personas con un permiso oficial del intendente ya pueden pasar. Muchos comerciantes, que ya tenían poca mercadería, subían los precios porque veían que estaban cerrados los pasos, y para asegurarse su subsistencia, subían», expresó.

Para contrarrestar esta situación y evitar el desabastecimiento se informó a los intendentes que podían otorgar permisos de circulación a los comerciantes para abastecer sus almacenes o supermercados. También se les delegó a los municipios del interior las facultades de inspección, a fin de abarcar toda la provincia. Ayer comenzaron notificando a los comercios que debían retrotraer los precios al día 6 de marzo.

Mercado Cofruthos

La Municipalidad de Salta, a través de los equipos de Defensa del Consumidor y de Control Comercial, también está realizando controles en forma espontánea. Ayer, sin informar, llegaron al mercado porque habían recibido muchas quejas por medio de las redes sociales y el 105 (que es la línea que habilitó el municipio para denuncias).

«Habíamos tenido muchas quejas de que había precios remarcados en el mercado. También nos habían comentado de que estaban obligando al ingreso del recinto con barbijos y que se vendían a los que no tenían a un precio que era desmedido», expresó Nicolás Kripper, secretario de Protección Ciudadana.

Desde el organismo notaron que los precios están de acuerdo con los valores de referencia que mandaron de Nación. «No hemos encontrado mayores precios de la mercadería, no estarían remarcados», expresó el funcionario. Comentó a este medio que controlaron cítricos, huevos, frutas de estación, hortaliza y verduras.

La Municipalidad también estuvo haciendo relevamientos en Vital, Yaguar, Damesco y Maxiconsumo, y todos tienen precios muy parecidos o acordes a lo que dicen las listas, hasta a veces inferiores. «El único en el que hemos encontrado precios desproporcionados o superiores a los sugeridos es en el mayorista Atlas, y los hemos intimado para que en el plazo de 24 horas tengan normalizada la situación, y de esto hemos puesto en conocimiento a Defensa al Consumidor de la Provincia», destacó Kripper.

Situación barrial

Y la especulación, lamentable costumbre, no se hizo esperar. En los barrios denuncian que en verdulerías y vendedores ambulantes se ofrece, por ejemplo, el kilo de zanahorias a más de $200, el atado de espinaca por encima de los 150 y ninguna fruta por debajo de los 100 ($150 y $200 las bananas).
Los aumentos son en algunos casos más que abusivos y no hacen más que profundizar la difícil situación de las familias salteñas, que ya cargan sobre sus hombros el aislamiento total y la imposibilidad, de muchos, de trabajar normalmente. Esto genera, sin dudas, la caída de los ingresos en los hogares salteños a una velocidad estrepitosa.
En las últimas horas se tomaron medidas contra las remarcaciones abusivas de supermercados, pero esta es una práctica que alcanza también al almacenero y al ambulante. La solidaridad de la que se habla también implica la razonabilidad y empatía, en uno de los momentos más delicados de la historia.

 

Fuente: eltribuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

diecisiete − 8 =

Menú