El insólito hecho se registró en la tarde de este martes, cuando el delincuente le sustrajo a otro hombre la moto a fuerza de pistola. Luego de que se subiera al rodado y se diera a la fuga, metros más adelante se terminó disparando accidentalmente en la zona de la pierna. Por las lesiones, debió ser trasladado al Hospital Llano donde permanece internado, según informó el cronista de Sudamericana. En la jornada de hoy, recibiría el alta médica y quedaría detenido.

 

foto: Robó una moto a mano armada y se disparó metros más adelante

 

Al­re­de­dor de las 18, un mu­cha­cho iba a bor­do de su mo­to­ci­cle­ta Hon­da Wa­ve de 110 cen­tí­me­tros cú­bi­cos, con la que cir­cu­la­ba por ave­ni­da Cen­te­na­rio al 7900. A di­cha al­tu­ra, dos su­je­tos en una mo­to Hon­da CG Ti­tán le ce­rra­ron el ca­mi­no por lo que el dam­ni­fi­ca­do de­bió fre­nar su mar­cha.

El mal­vi­vien­te que iba co­mo acom­pa­ñan­te en la mo­to de al­ta ci­lin­dra­da, des­cen­dió del ro­da­do y ex­tra­jo en­tre sus pren­das un ar­ma de fue­go con la que le apun­tó a la víc­ti­ma, exi­gién­do­le que en­tre­gue la Hon­da Wa­ve.

Pa­ra evi­tar ser las­ti­ma­do, el dam­ni­fi­ca­do en­tre­gó su ve­hí­cu­lo, an­te lo cual el la­drón su­bió a la Wa­ve y gi­ró en U, pa­ra ir de con­tra­ma­no por la ave­ni­da, an­te la mi­ra­da del dam­ni­fi­ca­do, que so­la­men­te po­día ates­ti­guar el mo­men­to en que iba a per­der su me­dio de mo­vi­li­dad.

No obs­tan­te ocu­rrió lo in­só­li­to: cuan­do el la­drón vol­vió a co­lo­car el ar­ma en su cin­tu­ra, se es­cu­chó un gran es­truen­do, que ob­via­men­te era un dis­pa­ro de di­cha pis­to­la. Así es que por es­tu­pi­dez, el mal­vi­vien­te se au­to­le­sio­nó en la pier­na iz­quier­da.

Si bien qui­so avan­zar, ape­nas lo­gró ha­cer­lo unos me­tros y se de­tu­vo. Es así que am­bos mal­vi­vien­tes de­sis­tie­ron del ro­bo, por lo que el la­drón he­ri­do se su­bió nue­va­men­te a la Ti­tán y hu­ye­ron. Es así que el dam­ni­fi­ca­do se que­dó en el si­tio con sumo­to, dan­do avi­so lue­go a la Po­li­cí­a.

Al po­co tiem­po se pro­du­jo el in­gre­so del he­ri­do en el no­so­co­mio men­cio­na­do. Se­gún se di­jo, su cóm­pli­ce mos­tró “fi­de­li­dad” y lo lle­vó a la par­te de ur­gen­cia, yén­do­se lue­go. En el si­tio del ro­bo fa­lli­do, se en­con­tró un cas­qui­llo ca­li­bre 22, el cual coin­ci­di­ría con la he­ri­da que tie­ne Ja­vier B., por lo que el ca­so es­ta­ría es­cla­re­ci­do.

El cronista de Sudamericana indicó que los médicos indicaron que por la zona donde se alojó el proyectil lo mejor era no extraerlo. Permanece hospitalizado pero en la jornada de este miércoles sería dado de alta y trasladado a la sede policial.

Fuente: radiosudamericana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

17 + cuatro =

Menú