El platero Pablo Pallarols contó cuál fue la inspiración de su obra.

 

Peregrinos, Batalla de Salta y uvas, algunos  de los detalles del bastón que recibirá Sáenz

 

El orfebre Jorge Pablo Pallarols sabe que cada cuatro años hay “temporada de bastones” para quienes ejercen su mismo oficio. El encargado de confeccionar el bastón de mando que recibirá Gustavo Sáenz para asumir como gobernador de la Provincia reveló a El Tribuno que hace unos seis meses empezó a rondar en su cabeza el diseño de la pieza simbólica que hoy entregará JUAN MANUEL URTUBEY a su sucesor.

“Pensé en Salta durante la segunda mitad de este año, traté de visualizar cómo podía representar en un bastón todas las características ideales desde el punto de vista estético, pero siempre sujetado a los convenios formales de lo que representa el bastón en sí mismo”, explicó el platero con el apellido más reconocido de ese arte en el país. De hecho, su tío, Juan Carlos Pallarols, es quien elaboró el bastón presidencial para Alberto Fernández

 

“Pensé en la gente, en el pueblo que es el que vota, a quien el gobernador representa, quienes son los que le entregan el poder del bastón, los dueños de ese poder”, señaló el orfebre, quien hace cinco años reside en la ciudad de Salta.

El frente del bastón lleva tallado en su empuñadura de plata el Escudo de la Provincia y por debajo la imagen de peregrinos de la Puna. También lleva grabado el nombre de Salta, el año de asunción del gobernador electo y unos racimos de uvas.

En el dorso está la imagen del monumento 20 de Febrero y el apellido Sáenz.

Pablo Pallarols nació en Buenos Aires, en el seno de una familia catalana de orfebres que se instaló definitivamente en Argentina en 1908. El primero en radicarse en este suelo fue su bisabuelo, que al momento de desembarcar ya tenía 30 años. Desde entonces, el apellido Pallarols ha estado unido a la realización de piezas de plata representativas de grandes hechos históricos en nuestra sociedad. Los plateros y joyeros de esta familia fueron los autores, entre otras obras, de la Custodia realizada para el Congreso Eucarístico de 1932, de los bastones de mando presidenciales que usaron todos los presidentes desde 1983 y de cálices que levantaron varios Papas. Aprendió el oficio con su padre y su tío.

“Al poner a la gente de la Puna caminando represento al interior de Salta, del otro lado aparece el monumento 20 de Febrero para mostrar también la capital y lo elijo desde una de las batallas que permite la independencia, pero desde un lugar no de guerra, sino de paz, por eso elijo el monumento”, detalló Pallarols.

“Me inspiré mucho en los poetas que describen Salta, por ejemplo arriba del escudo de Salta puse un racimo de uvas. Siento que esos racimos son el canto y la guitarra. Sé que Gustavo Sáenz toca la guitarra y esto fue como un detalle íntimo sugerido en esos racimos, pero es una interpretación poética que no necesariamente todos pueden sentir”, agregó el artista.

Contó que Sáenz ya vio el bastón y “le gustó mucho”, según le comentaron. De todas maneras, insistió en que para diseñarlo pensó “más en lo que representa el bastón que en el futuro gobernador”.

“Por otro lado, es un bastón personal y que seguramente podría permanecer con Gustavo Sáenz cuando termine su gobernación”, dijo el orfebre, quien también fue el encargado de fabricar el bastón de mando que recibirá esta tarde Bettina Romero para asumir como intendenta de la capital salteña. Ese bastón tiene un diseño “más femenino”, reveló

“Mi tío (Juan Carlos Pallarols) me decía que un cáliz debe ser valiosísimo porque lo que lleva adentro, la sangre de Cristo, es tan valiosa, pero no tiene la percepción de valor el líquido en sí mismo, lo que tiene que ser valioso es lo que lo contiene, no porque tenga que ser caro sino por lo que representa. Y el bastón tiene la misma cualidad, contiene algo tan valioso como es la voluntad de un pueblo”, destacó el platero.

“Salta es un lugar para envejecer”

Desde hace cinco años que Juan Pablo Pallarols reside en Salta. Tiene su atelier en el centro capitalino desde donde hace piezas que vende en todo el país y en el exterior.
“Siento que Salta es mi lugar en el mundo, un lugar para envejecer”, contó a este diario el orfebre.
“Desde hace 23 años que doy clases, formo gente. No tengo hijos y siento que mi legado serán mis alumnos. Ya han pasado aproximadamente mil personas por mis clases”, destacó el artista.

 

Fuente: ElTribuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

5 × tres =

Menú