Jorge Marcelo Amado ratificó que los vehículos de las autoridades circularon en un horario donde los encuentros están prohibidos. «La información sobre las cámaras es real», advirtió.

La situación de los jueces y el fiscal investigados por la violación de la cuarentena parece seriamente complicada: el fiscal general Jorge Marcelo Amado, que interviene en el caso, consideró que es clave la prueba de las cámaras de videovigilancia y ratificó que demuestran que los funcionarios judiciales circularon de una vivienda a otras en un horario donde estaban prohibidos los encuentros sociales.

«La información sobre las cámaras es real», aseveró Amado a un periodista de El Diario, en referencia a las filmaciones que permiten constatar que el fiscal general Guillermo Sancho y el juez Correccional Miguel Ángel Vagge se fueron de la casa de Pablo Balaguer, donde compartieron una cena, en un horario prohibido para los encuentros sociales, alrededor de la medianoche, y lejos del que Vagge admitió públicamente (las 20.30 horas).

La situación pone en serios aprietos a los funcionarios judiciales. El abogado defensor de todos ellos, José Mario Aguerrido, había dicho públicamente que las cámaras «no demuestran nada». Pero esa teoría fue derribada por el fiscal, que dijo que como prueba «es importante: en las imágenes está plasmado que circularon después de la medianoche». El expediente está en manos de la jueza Florencia Maza.

Amado admitió la existencia de «presiones sociales» frente al tema y volvió a ser crítico con el rol que se dio el Ejecutivo provincial, que interviene como querellante. También manifestó claramente su respaldo al fiscal Andrés Torino.

Amado aseveró que la prueba de las cámaras «importante». «La información sobre las cámaras es real, es una de las pruebas pero esperamos otras. No es un detalle menor, es importante. Las cámaras captaron los tres vehículos, sus recorridos y el horario de circulación», precisó.

Además de los funcionarios judiciales, en el encuentro estuvieron el empresario Carlos Ruiz, Pedro Arcuri -exfuncionario, echado del Ministerio de Salud a raíz del escándalo- y el abogado Marcelo Molín.

Respecto de los plazos para el avance de la causa, el fiscal informó que «en este momento ya están resueltas las oposiciones que presentaron la defensa y la querella. Ahora estamos a la espera de las pruebas que faltan».

Amado apuntó en Radio Kermés que «este en un delito por violación del horario permitido para circular». Aludió a la «presión social y política: existe en la gente una sensación de descreimiento, y es entendible».

Aclaró que no le afectan esas presiones:  «mi función no es la política. Estoy acostumbrado a trabajar en esta función y le doy a todos el mismo tratamiento».

FUENTE: ELDIARIODELAPAMPA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

5 × 4 =

Menú