La devaluación de este año impactó en los precios, por eso hubo poca reposición de stock de juguetes importados. Expectativa por el cambio de gobierno.

 

EXPECTATIVA. Los jugueteros esperan que el bono de estatales y el aguinaldo ayuden a reimpulsar las ventas.

Las jugueterías locales comenzaron a preparar sus vidrieras con las ofertas para la próxima Navidad y la celebración de los Reyes Magos, en los primeros días de enero.

Estas próximas fiestas, llegarán en un escenario en el cual la devaluación ha impactado en el precio de los productos importados, algunos negocios comenzaron a incorporar artículos sencillos de producción nacional y con precios que con respecto a la temporada pasada, están un 40% más caros.

“Venimos de unos meses malos, estamos con números negativos y como la mayoría de los juguetes son importados, el impacto del dólar se ha sentido muchísimo”, señaló Alexia Lindow, propietaria de dos jugueterías en la zona céntrica.

No obstante indicó que “hay un movimiento que ya se empezó a ver por la Navidad, pero no es como años anteriores cuando la gente empezaba 15 días antes de diciembre, a señar, a comprar, pero ahora están esperando hasta último momento”.

En su experiencia de varios años en el rubro, a su entender, ‘el tema político es como que está retrasando decisiones quizá porque la gente quiere saber cómo seguirá la situación hacia adelante y por eso está todo retrasado, más lento que otros años”.

Sin embargo, indicó que “nosotros esperamos que haya un repunte con los bonos que va a pagar el Gobierno provincia, con el aguinaldo y el sueldo que va a llegar a fin de año, con todo eso esperamos que pueda haber un poco mas de plata en la calle”.

La comerciante indicó que “esta temporada va a ser difícil, vamos a estar pendientes de las reposiciones, porque no se compra ni un artículo de más, todo es el día a día”.

En su opinión, el ticket promedio estará en $1.000.

Por su parte, Mónica Vaca, propietaria de otra juguetería, apuntó que “este mes esperamos vender mejor que en diciembre del año pasado, por el bono de $10.000 y porque hay otro ambiente. Es como que la gente está más optimista. Esperamos vender un 20% más, mucho menos que la inflación pero estaría muy bueno ya alcanzar ese aumento, porque el año pasado vendimos menos que en 2017 con una inflación del 50%”.

Sobre los precios de los juguetes, señaló que “todo subió entre un 30% y un 40%. Hemos cambiado el stock.  Tenemos juguetes más económicos, más simples. La gente primero pregunta el precio y lleva lo que le alcanza.  No están usando las tarjetas para comprar juguetes  caros como otras veces”.

En el caso de sus jugueterías apuntó que “este año trajimos toda la línea Duravit, donde hay autitos, juegos de cocina, herramientas, cochecitos que van desde los $200 y son todos de plástico nacional”. Agregó que “de las líneas que nosotros comercializamos normalmente tenemos menos stock. Pero los precios un poco más altos: Desde $500 en adelante”.

Señaló que en el caso de los productos importados, “la devaluación los encareció muchísimo, por ejemplo hay pistas de $20.000, cocinitas de $8.000 y triciclos de$10.000, todos productos dolarizados pero de los que no hemos hecho reposición”.

 

Fuente: elliberal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

quince − seis =

Menú