La relación bilateral

El mandatario brasileño había afirmado por Twitter que Honda, L’Oreal y MWM le habían comunicado su decisión de cerrar sus fábricas en nuestro país. Desde las empresas lo desmintieron.

En el inicio del miércoles, Jair Bolsonaro fue una de las noticias destacadas en la Argentina. El presidente de Brasil aseguró en su cuenta de Twitter que tres grandes multinacionales le comunicaron que cerrarían sus fábricas en nuestro país para trasladarlas al vecino país. Sin embargo, apenas tres horas después, borró su mensaje.

“MWM. Fábrica de motores americanos, Honda, gigante de automóviles, y L´Óreal anunciaron el cierre de sus fábricas en Argentina e instalación en Brasil”, dijo Bolsonaro en su cuenta de Twitter. Una vez conocida la noticia, desde las empresas salieron a desmentirlo.

“La nueva confiabilidad del inversor viene a generar más empleos y mayor giro económico en nuestro país”, completó el mandatario, reforzando su discurso de que gobiernos de izquierda ahuyentan inversiones y uno como el suyo, que combina políticas económicas liberales con una agenda social ultraconservadora, los atrae.

Desde agosto, cuando el ahora presidente electo argentino Alberto Fernández se impuso en las primarias, Bolsonaro viene advirtiendo por una disminución del atractivo inversor por Argentina, destacando la acelerada pérdida de valor del peso y la caída de los índices bursátiles. También dijo que Brasil podría recibir una oleada de inmigrantes argentinos.

El tuit que Bolsonaro borró de su cuenta.

El tuit que Bolsonaro borró de su cuenta.

Enojado por el involucramiento de Alberto F. en la campaña por la libertad del detenido ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, el mandatario brasileño anunció que no concurrirá a las ceremonias de asunción del nuevo presidente argentino, el 10 de diciembre, ni llamará al presidente electo para felicitarlo.

Bolsonaro también dijo que no deseaba el mal para Argentina, indicando que “nosotros necesitamos de Argentina y ellos de nosotros”, y pidió que el peronismo, una vez en el poder, no vuelva a adoptar restricciones al comercio bilateral, de unos 28.000 millones de dólares anuales, tal como sucedió entre el 2003 y el 2015.

Clarín adelantó que el brasileño enviará a Buenos Aires a su vicepresidente, Hamilton Mourao, para participar de la fiesta de asunción de Alberto F.

La decisión representa una señal de la importancia de las relaciones bilateral para ambos países, que el propio Bolsonaro reconoció, al asegurar que no adoptaría ninguna represalia contra Argentina pese al triunfo del kirchnerismo, al que el capitán retirado vincula con la izquierda latinoamericana que combate.

Durante la campaña electoral que concluyó con el triunfo de Alberto F., Mourao defendió la necesidad de preservar una buena relación con Argentina, citando el interés nacional brasileño. Argentina es el tercer mayor mercado para los productos brasileños de exportación, y el primero para bienes industrializados, especialmente para automóviles.

FUENTE: CLARIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

catorce − 6 =

Menú