Hay un paquete de medidas que el gobierno de Alberto Fernández empezaría a implementar ni bien asuma. Sobre sus efectos, opinaron analistas.



Alberto Fernández, presidente electo.

 

Diferentes economistas consultados por EL LIBERAL se refirieron a lo que sería un futuro paquete de medidas a implementar por el próximo gobierno, el cual, contempla en su núcleo, mayores restricciones cambiarias, alza del gasto público y prohibición de despidos, medidas que señalaron en el mejor de los casos podrían producir “un rebote” de la actividad, pero con riesgos de hiperinflación.

Los economistas Juan Luis Bour (Fiel), Jorge Colina (Idesa) y Víctor Beker (Cene/UB), se refirieron a la docena de medidas (ver cuadro) que implementaría en principio el gobierno de Alberto Fernández.

En primer término, Juan Luis Bour, con respecto de agudizar las restricciones cambiarias, dijo que “se trata de un cepo más estricto, de modo que habrá menos incentivos aún a ingresar dólares porque le están diciendo -al que los quiera traer- que no podrá sacarlos. De corto plazo es consistente con un escenario de fuerte represión financiera, con tasas de interés real negativas (depósitos pueden caer antes de estabilizarse). Convergemos a un sector financiero extremadamente reducido (menos de 10% del PIB), por debajo de países africanos”.

Sobre otra de las medidas como el ingreso de capitales golondrinas, Bour relativizó esta posibilidad: “No hay riesgo de que ingresen capitales por bastante tiempo, si se agudizan las restricciones”.

A su vez, con respecto a la posibilidad de incrementar el gasto público vía aumento de jubilaciones y de asignaciones, señaló que “el aumento del gasto público cuando no hay financiamiento externo, no hay mercado de capitales doméstico y se van los depósitos sólo puede ser modesto o financiarse con emisión, o con un fuerte aumento de impuestos. Ese aumento del gasto es menos expansivo que lo que sería un conjunto de medidas que restablezcan la confianza”.

Por otro lado, sobre cómo se podría financiar ese gasto público, señaló que “financiarlo con más impuestos es un ticket que le puede dar rédito por corto plazo. Más impuestos no aumentan la producción”.

A su turno sobre eventuales medidas que contemplan ampliar subsidios para las pymes y financiamiento, se preguntó: “¿De dónde saldrían tantos recursos para subsidios y crédito barato, cuando hay déficit y se van los depósitos?”

Por otra parte, en cuanto a la prohibición de despidos y la doble indemnización, señaló que “es malo. Quienes lo proponen no miran las estadísticas, que dicen claramente que durante una recesión el problema es que las empresas dejan de contratar, más que despedir gente. Por lo tanto, y como siempre, el problema del empleo consiste en facilitar la contratación de nuevos empleados, no en prohibir despidos”.

En conclusión, “el ‘programa económico’ con todas estas cosas es algo así como ‘tratar de rebotar rápido’ aunque el crecimiento no aparezca. Quienes diseñan estos programas no quieren crecer, les basta con rebotar por un rato”.

“La caída en la demanda de dinero hace que más emisión pueda llevar a una hiperinflación”

El economista Jorge Colina (Idesa) señaló, en cuanto a la globalidad de la serie de medidas que se aplicarían, que ‘hay que esperar a que asuman las nuevas autoridades y ver qué medidas van a instrumentar. En cualquier caso, estas medidas que trascendieron son las que aplicó el gobierno anterior y la que nos llevó a la situación actual, y que el presente gobierno no supo revertir’.

Puntualizó que ‘de todas formas, ya no son aplicables ni aunque se quiera. Se habla de aumentar el gasto público cuando el déficit fiscal ya no se puede financiar ni siquiera vía emisión monetaria. La caída de la demanda de dinero por parte de la población y el tamaño del déficit fiscal y cuasi-fiscal, que es equivalente a todo el dinero que la gente detenta, hace que más emisión pueda llevar a episodios hiperinflacionarios’.

Para Víctor Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano, medidas como el aumento del impuesto a las Ganancias ‘el aumento del gasto público es positivo cuando es financiado con recursos genuinos y no con emisión monetaria’.

Impacto

Sobre el efecto que podría producir implementar la doble indeminización, indicó que “la restricción a los despidos impedirá que aumente el desempleo aunque, al mismo tiempo, desalentará nuevas contrataciones”.

Por otra parte, en cuanto a si es posible congelar tarifas y poner tope a paritarias, indicó que “además debería incluirse un compromiso del Banco Central de emisión monetaria no mayor al aumento salarial que resulte de las paritarias”.

FUENTE: ELLIBERAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

dos × 5 =

Menú