El impuesto a la riqueza puede convertirse en ley antes de que finalice noviembre y, por ende, el período de sesiones ordinarias. Porque en las dos cámaras están las voluntades suficientes para que así sea.