Alejandro, papá de la niña de cuatro años que fue abusada sexualmente en la localidad de Lucas González, dialogó en exclusiva con Radio La Voz sobre el aberrante hecho del cual dio cuenta su pequeña la semana pasada.

«La verdad que estamos viviendo un infierno, no sé cómo describirlo, no se lo de deseo a nadie. No se puede creer, no se puede entender, una nenita de cuatro años –cumplió ahora el fin de semana-, un cuerpito de quince kilos; no podemos creer lo que pasó. Era una persona que se la dejábamos con toda confianza, que le haya esto a mi nena… Me quiero morir«.

Sobre el victimario, contó que «es tío, casado con una hermana, Héctor Cepeda de Lucas González. Se denunció el miércoles después del relato de la nena, nos queríamos morir; lógico que no dudamos, dio datos muy precisos de cosas que vivió, a una nena de tres años no se le puede pasar eso por la cabeza y nadie lo puede llegar a hacer…” el papá se quiebra en medio del relato.

“Me quiero morir” sopesó.

«Está en estudio todo, lo que pedimos es que si alguien le llega a haber pasado algo, si llegan a haber visto algo, alguna cosa sobre él debería hablar. No solo en nuestro caso sino en cualquier caso, hay de denunciar, hay que creerle a los chicos. Nosotros tenemos un querellante, el Dr Navarro. Quería que se sepa porque es una persona humilde, buena, servicial, en el pueblo nadie lo puede creer; queríamos que se sepa porque hay mucha gente que lo conoce pero nada es contra el lugar donde él trabaja» sostuvo.

Contó además que la pequeña «relató de varias veces, no fue una sola vez, era abuso sexual gravemente ultrajante; se hizo un examen médico el día viernes y se cambió a abuso sexual con acceso carnal» y nuevamente se quiebra al recordar tan aberrante hecho.

«Espero que toda la gente apoye y crea en los niños. A través de un psicólogo, mañana tenemos la primer sesión, no tengo idea de cómo se va a tratar. Yo me enteré el miércoles a la mañana temprano, hicimos la denuncia directamente con el Fiscal Federico Uriburu y actuaron al instante. Yo habré llegado doce y media de Nogoyá y a las dos de la tarde esta persona ya estaba detenido» comentó.

«El día viernes por la mañana estuvimos con el abogado Rossi, Defensor de menores, y a las 11 estuvimos con el médico forense que le hizo el estudio a la nena. Estoy muy agradecido por lo rápido que han actuado» remarcó Alejandro.

«Yo no vivo con la madre, estamos separados, viven a dos o tres patios de diferencia; viven en la misma manzana. Yo pedí por miedo de la nena, no lo quiere ni ver a él ni a la mamá; les tiene un miedo terrible, si yo le digo de ir a la verdulería me dice ‘bueno pero no va a estar césar?’, yo le aseguro que no» agregó.

«La nena con cuatro años está muerta de miedo y pedí que por favor no lo traigan a la casa porque tengo miedo que le pase algo, él está en la casa del padre en el campo creo cumpliendo la prisión domiciliaria.»

«Espero que el que pueda colaborar, si sabe algo para apoyarnos que lo haga, estamos pasando un infierno en vida» finalizó muy congojado.

FUENTE: Radio La Voz 901

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

19 − 9 =

Menú