Los preadolescentes son los más vulnerables ante este delito. El exposición en redes sociales es uno de los principales problemas.

Frente al aumento exponencial de utilización de las redes que llegó con la pandemia de COVID-19, la exposición de niños y adolescentes también supone una mayor vulnerabilidad de los contenidos que comparten y pone en jaque la seguridad de sus interacciones en la web. Las investigaciones de la Policía arrojan que los preadolescentes son quienes corren más riesgo de convertirse en víctimas de grooming.

Según el Ministerio Público Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires, durante la cuarentena aumentaron un 30% las denuncias por grooming y viralizaciones de imágenes con contenido de abusos sexuales contra niños y adolescentes. El aislamiento supuso un aumento del riesgo, dado que internet pasó a ser el único contacto con el afuera: en síntesis, la trampa perfecta.

Afortunadamente, el comisario Darío Ahuir, de la División de Delitos Sexuales y Trata de Personas de la Policía del Neuquén, unidad que se encarga de recepcionar e investigar las denuncias de esta naturaleza, explicó a LM Neuquén que en lo que va del año no han recibido un mayor número de denuncias que las recibidas anteriormente, a pesar de la pandemia.

«Recibimos unas cinco denuncias, tres de las cuales fueron realizadas en comisaría. El tema es que mucha gente lo cuenta en redes, pero luego no la formaliza, y así no podemos seguir investigando», señaló. Pero esto no descarta la necesidad de estar alertas.

A pesar de que ya se sabe que las redes pueden ser un caldo de cultivo de mucha desinformación y contactos indeseados, hablando de grooming, el acoso sexual online que comete un adulto contra un niño o adolescente, Ahuir indicó que los padres deben tener un especial cuidado en otro ámbito: los juegos en línea. «Los padres por ahí no entienden. Saben que el niño está jugando y lo dejan y allí ellos comienzan a comunicarse con otras personas», explicó.

Muchos de los juegos en línea actuales poseen espacios de chat para que los usuarios interactúen. «Siempre recomendamos que sepan a qué juegan y los amigos que tienen», confió.

Modus operandis

Según explicó el comisario, el acosador suele hacerse pasar por alguien de una edad igual o similar a la de su víctima, busca intereses en común, saber con quién vive, ganar la confianza de la persona para obtener fotos y videos que atenten contra la intimidad y sexualidad del niño o niña, y luego incluso utilizan la extorsión para asegurar la continuidad del contacto.

Sobre esta línea, agregó que en muchos casos, las fotos que consiguen de las víctimas luego son distribuidas en otros sitios, lo cual constituye un nuevo delito: distribución de pornografía infantil.

Sobre la edad más vulnerable, Ahuir explicó que los niños y preadolescentes, entre 7 y 12 años, presentan mayor predisposición ante el contacto desconocido, a partir de una falta de experiencia. «Cuando entran en la adolescencia, en general ya tienen otra visión y se dan cuenta de otras cosas. Un niño de 15 hoy tiene mejor educación de cómo cuidarse, de su sexualidad, y es más difícil que se den casos de este tipo», destacó.

Cómo actuar

El comisario indicó la manera adecuada de proceder, para permitir una pronta intervención del equipo investigativo. «Lo más importante es no retar al niño, no borrar los mensajes, no hacerse pasar por el niño y responder para concretar un encuentro o para ver qué responde la otra persona. Porque ahí cae la figura de grooming», explicó.

Además, señaló que el proceso de recolección de datos para la identificación del agresor es relativamente sencilla. «Tampoco hace falta secuestrar el teléfono. Una vez que hacen la denuncia, nosotros sólo tomamos el IP de la persona y las capturas de los mensajes e inmediatamente se devuelve el equipo a su dueño», indicó, y confió que estos ofensores no suelen ser de la región, lo que los obliga a involucrar a otras jurisdicciones en las tareas investigativas.

Para continuar educando sobre prácticas seguras en línea, desde la División han llevado adelante charlas informativas en escuelas y también planean extender las reuniones a las vecinales, cuando la pandemia lo permita. «Desde Jefatura se viene impulsando para educar más a la sociedad y actuar desde la prevención», destacó.

 

Fuente: lmneuquen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

5 × cinco =

Menú