Concesionarios y autoridades volverán a verse las caras en busca del entendimiento. Apuntan a la nación por la discriminación al interior.



En una situación que no tiene precedentes en los últimos años, el área metropolitana podría alcanzar hoy el cuarto día consecutivo sin transporte público de pasajeros, a la que se llega por una medida de fuerza de parte de los trabajadores por deudas salariales y en la que concesionarios y el Poder Ejecutivo, como sostén principal de la actividad, se reparten responsabilidades de un hecho que tiene un perjuicio importante a miles de usuarios.

‘Las gestiones se realizan, que como se sabe pueden tener un resultado positivo o no, pero lo que no puede ocurrir es que los empresarios no afronten el compromiso que tienen con los choferes‘, señaló el subsecretario de Transporte, Roberto Medina, en tono de abogado, y pide que se respete el espíritu de lo que señala el documento firmado.

Es que el paro se inició a partir de que concesionarios indicaran que el gobierno no cumplió lo firmado el 5 de este mes, donde se comprometía a realizar ‘gestiones‘ para que las empresas puedan contar con los fondos para hacer frente al incremento de haberes que no se abonaron correspondientes a junio y agosto, que en números según la Subsecretaría de Transporte representan entre 8 y 10 millones de pesos y para quienes explotan el servicio asciende a cerca de $ 14 millones.

Desde entonces, tanto el Municipio capitalino como el Ejecutivo provincial labraron las multas por la falta de prestación del servicio, situación que no alteró a las empresas y la medida continuó como si nada ocurriera.

‘Sabemos que la coparticipación crece menos que la inflación y que las últimas medidas nacionales generarán que caiga la recaudación y con ello se produzca una merma pronunciada en los recursos, la Nación se llena la boca diciendo que dispone de $6500 millones para subsidiar al transporte pero lo cierto es que desde enero no envió un peso al Chaco‘, señaló Medina.

Es que en el Presupuesto 2019 se creó un fondo compensador de $ 6.500 millones, de los cuales 5.000 millones se destinaron a distritos que no tienen el sistema SUBE y con ello la tarifa social y el resto estaba pensado para las jurisdicciones que implementan el boleto electrónico, entre las que se encuentra el Chaco, como una forma de alivianar la carga en las provincias que asumieron la responsabilidad de las compensaciones que impulsó el Estado nacional.

‘Tenemos un déficit de 19 millones de pesos que pedimos hace un tiempo en lo que es una gestión de la que aún no tenemos novedades, hay una clara discriminación hacia el interior porque para los aumentos salariales en el Área Metropolitana de Buenos Aires, la Nación aportó los recursos‘, indicó.

No obstante el lamento por la postura de la Nación, Medina reconoce que existieron reuniones con los concesionarios durante el fin de semana en un encuentro que volverá a darse hoy en busca del entendimiento. Del lado de los empresarios, las expectativas son moderadas y admiten por lo bajo que el último compromiso del gobierno fue abonar mañana un adelanto de los subsidios, que admiten no soluciona la cuestión de fondo pero podrían servir para atender las obligaciones salariales.

FUENTE: DIARIONORTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

10 − tres =

Menú