La empresa CureVac, que en marzo había sido motivo de cruces entre Estados Unidos y Berlín, precisó que el fármaco desarrollado generó una respuesta inmune en animales tratados con una dosis pequeña.

La empresa biotecnológica alemana CureVac anunció este jueves que las primeras pruebas de su proyecto de vacuna contra el coronavirus arrojaron “resultados positivos”. Más precisamente, la firma señaló que el fármaco generó una respuesta inmune en animales tratados con una dosis pequeña.

“La vacuna candidata tiene el potencial de inducir una fuerte respuesta inmunológica para neutralizar el SARS-CoV-2″, afirmó la empresa con sede en la ciudad de Tubinga.

El comunicado publicado en su página web remarcó que “los datos mostraron una rápida inducción de una respuesta inmunológica equilibrada con altos niveles de neutralización del virus (VNT) y respuestas de las células T”.

CureVac detalló que para junio planea realizar pruebas clínicas en voluntarios humanos sanos. También afirmó que sus laboratorios tienen la capacidad de, eventualmente, “suministrar varios cientos de millones de dosis al año”.

En marzo pasado, esta empresa había sido motivo de cruces entre Estados Unidos y Alemania. Según trascendió, el presidente norteamericano Donald Trump habría ofrecido comprar los derechos exclusivos de la ahora potencial vacuna por 1.000 millones de dólares. La propia firma lo desmintió, aunque otras versiones indican que, bajo presión de Berlín, debió rechazar la oferta.

Desde del Gobierno de Angela Merkel? acusaron a Washington de tratar de apropiarse del proyecto y, ante la eventual amenaza, aprobó una iniciativa que refuerza el control sobre los intentos de compra de empresas estratégicas por parte de inversores extranjeros.

Este proyecto buscar reforzar la legislación, y dar prioridad a «la preservación de los intereses alemanes de seguridad», en particular «el abastecimiento de determinados bienes esenciales, como las vacunas». explicó el ministro de Economía, Peter Altmaier.

Berlín ya tiene la posibilidad de bloquear adquisiciones de más del 10% del capital en ámbitos considerados «sensibles» como la defensa y las telecomunicaciones, robótica, inteligencia artificial y biotecnología, si la operación representa un peligro para la seguridad pública.

Bastará una simple sospecha de amenaza contra algún país de la Unión Europea -y no solamente contra Alemania- para iniciar un control por parte del ministerio de Economía.

Fuente: launiondigital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

17 + tres =

Menú