El sacerdote Julio César Grassi , condenado por abuso sexual agravado y corrupción de menores, pidió el beneficio de la prisión domiciliaria al sostener que tiene una afección respiratoria y que tiene miedo de contagiarse el virus Covid-19 .

 Julio César Grassi pidió la prisión domiciliaria Fuente: Archivo  LA NACION

 

Así lo informó a LA NACION el abogado que representa a las víctimas, Juan Pablo Gallego. La presentación fue hecha ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Morón.

«Fuimos sorprendidos por una maniobra insólita. Grassi no integra ningún grupo de riesgo. Tiene condena firme confirmada por la Corte Suprema de la Nación . La afección respiratoria que dice sufrir no fue confirmada por ningún médico legista», sostuvo Gallego.

Gallego, como representante de las víctimas, adelantó que se va a oponer a la prisión domiciliaria.

El caso

El sacerdote, de 63 años, fue condenado a 15 años de prisión por abusar sexualmente del menor conocido como «Gabriel», a quien cuidaba en la Fundación Felices los Niños. La sentencia llegó tras un proceso que duró 11 años, desde octubre de 2002, cuando el caso salió a la luz por una investigación televisiva.

Grassi estuvo en la cárcel del 23 de octubre al 21 de noviembre de 2002; luego bajo prisión domiciliaria entre el 7 de marzo de 2012 y el 31 de mayo de ese año, y finalmente fue apresado otra vez el 23 de setiembre de 2013, cuando fue trasladado al penal de Campana, donde permanece alojado.

En 2017, La Cámara de Apelaciones en lo Penal y Criminal de Morón le concedió a Grassi el beneficio de la llamada «ley del 2×1» y estableció su salida en libertad para agosto de 2026, en lugar de 2028, como estaba previsto cuando fue condenado por abusar de un menor.

Fuente: elcomercial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

20 + 13 =

Menú