La carga impositiva y la restricción a la circulación llevó al cierre de la galletitería de avenida 9 de Julio y Sáenz Peña. La cámara de comercio estima que 400 locales bajaron las persianas para siempre.

Que Resistencia sea uno de los puntos del país en lo que existe circulación comunitaria de coronavirus tiene las consecuencias sanitarias con infectados y víctimas mortales y en su paso también comienzan a producir la muerte de varios comercios, que no pueden aguantar meses con las puertas totalmente cerradas o con una atención reducida cuando no la única opción que se permite es la entrega a domicilio.

cierre.jpg
La galletitería Emanuel, tradicional local de la esquina de 9 de Julio y Sáenz Peña, bajó las persianas.

El Rey del Pan, con 60 años en su haber, supo sortear varias crisis incluso un incendio que afectó gran parte de los equipos pero no resistió la coyuntura de estos últimos meses y en las últimas horas también se conoció que también la galletitería Emanuel, tradicional local de la esquina de 9 de Julio y Sáenz Peña, bajó las persianas para no volver a subirla.

“No pude sostenerlo, debo meses de alquiler, de impuestos y no tengo ningún tipo de ingreso”, señalaba en un posteo en redes sociales Emanuel Kiperwas, que quedó a cargo de la administración del emprendimiento que inició su padre Martín hace 40 años, que falleció hace poco más de un año de forma trágica en un incidente vial.

cierre2.jpg

Un local gastrónomico permanece cerrado hace tiempo. La escasa actividad administrativa en la zona cercana a la plaza 25 de Mayo generó una fuerte baja en la demanda.

 

El comercio supo ser en sus inicios y durante un largo tiempo una referencia para quienes preparaban alfajores de maicena, donde se encontraba desde las tapas hasta todo lo necesario para su elaboración, la venta de galletitas sueltas y en los últimos tiempos sumó el servicio de cafetería.

En declaraciones a Radio Facundo Quiroga, Kiperwas sostuvo que intentó al menos dos veces, siempre en vano, inscribirse en algunas de las líneas que dispuso el Gobierno para ayudar a comerciantes afectados por la caída de los ingresos
“Tengo un dolor muy grande pero no tengo opciones, las deudas se acumularon y que hay que darle un corte”, agregó.

HOTEL COLÓN

La hotelería como todo lo que tiene que ver con la nocturnidad y la recreación es de los sectores más afectados por las restricciones que exige la cuarentena.

El hotel Colón es insignia en el rubro y en diálogo con NORTE, uno de los integrantes de la administración recordó que en el largo recorrido que tiene el comercio supo surfear a varios vaivenes económicos pero que el interrogante por esta coyuntura aún no conoce respuesta.

cierre3.jpg
El hotel Colón sobrevivió a distintas crisis pero que ahora se encuentra en una situación nunca vista con motivo de la pandemia del coronavirus.

“Se sobrevivió a la crisis mundial del 30, a la de 2001 y ahora estamos muy preocupados”, indicaron y señalaron que se mantiene suspendido a gran parte del personal con el acuerdo de una reducción salarial por la prácticamente nula actividad. Para graficar, indicaron que por ahora solo se permite el alojamiento de aquellos trabajadores que llegan para desempeñar actividades esenciales que en números no superan los dedos de una mano por día, cuando se cuenta con una estructura que precisa de al menos 100 huéspedes diarios.

Como complemento, el hotel también cuenta con un espacio dedicado a la gastronomía que también se ve afectado tanto por su ubicación, donde la circulación se restringe al máximo como también porque entienden que el mayor tiempo que familias pasan en los domicilios por el confinamiento hace que en vez de pedir comida la opción sea elaborarla en casa.

 

400 comercios desde mediados de marzo

Si bien no cuenta con una oficina de estadísticas, por relevamiento que surgen del contacto entre asociados e información que acceden, desde la Cámara de Comercio capitalina estima que desde mediados de marzo, cuando se inició el aislamiento obligatorio, cerraron sus puertas entre 400 y 500 locales. Siempre en el terreno de las estimaciones, dirigentes creen que el número podría ser mayor si la muestra se aleja del micro y el macrocentro y llega a los barrios.

Como se sabe por estos días la desazón es grande para el sector, luego de las expectativas que se abrieron por una reunión con autoridades a fines de la semana pasada, en la que parecía tener consenso la de la apertura de gran parte de los rubros al menos medio día y el resto de la jornada con entrega a domicilio, sorprendió la decisión del Ejecutivo de continuar con la prohibición para todas aquellas actividades no consideradas como esenciales. Ahora, comerciantes aguardan novedades de si el Ejecutivo avanzará con algunas flexibilizaciones en los próximos días en procura de que la caída de la actividad no siga profundizándose.

Fuente: diarionorte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

10 + 7 =

Menú