Debe comercializarse en locales habilitados y con un riguroso control de almacenamiento. Se interviene en la venta ilícita, decomisando y destruyendo mercadería.

Se acercan las fiestas de fin de año y una de las costumbres que sigue costando desterrar es la de usar pirotecnia a modo de festejo, aún con la constante demostración de su impacto altamente peligroso en personas con discapacidad, animales domésticos y callejeros.

pirotecnia.jpg
La venta de pirotecnia en Resistencia está regulada por la Ordenanza Nº 7453, aprobada en el año 2004.

Cabe recordar que está vigente la Ordenanza Nº 7453, aprobada en 2004, y su modificatoria, que es la Nº 12387 aprobada en 2017.

En las normativas se prohíbe la venta de pirotecnia de estruendo y sólo se habilita la venta de lumínicas, además que debe comercializarse sólo en locales habilitados con estricto control de stock.

Si hubiese exceso, es decomisado, pero puede ser devuelto. En tanto, la venta callejera y en domicilios particulares está prohibido. Tras control o denuncia ante el Municipio, el Juzgado de Faltas puede ordenar que se incaute la mercadería y luego se destruya. Por lo que aquel que haya invertido en esos fuegos artificiales, habrá perdido su capital de inversión.

pirotecnia2.jpg
La venta callejera es ilegal, así como en domicilios particulares.

 

Respetar y considerar a personas con discapacidad

En vísperas de Navidad y Año Nuevo, el presidente del Instituto Provincial para la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Iprodich), José Lorenzo, invita a los chaqueños a que “Festejemos todos”. “Llamamos a evitar el uso de fuegos artificiales para respetar y salvaguardar el bienestar físico, mental y emocional de personas con discapacidad, personas de la tercera edad y animales”, señaló.

El funcionario llamó a la comunidad “a tener conciencia de los problemas que causan estos artefactos que pueden sobre exaltar y asustar por ejemplo, con la sensibilidad auditiva que tienen las personas autistas o aumento de la plasticidad en personas con discapacidad motriz. Cuando se habla de pirotecnia siempre se hace referencia al sufrimiento de los animales, pero poco sobre el de las personas con discapacidad”, advirtió.

 

En niños con condición de espectro autista

“La pirotecnia afecta especialmente a los niños con condición del espectro autista, que tienen una hipersensibilidad a los sonidos en general. Esto tiene que ver con unas conexiones entre la amígdala y la corteza cerebral que están disfuncionadas y esto hace que frente a mínimas cuestiones sonoras, estos niños las perciban y reaccionen”, dijo al medio Infobae la médica psiquiatra Andrea Abadi (MN 76165), directora del Área de Neurodesarrollo y Condición del Espectro Autista del Centro Cites Ineco.

 

Efecto altamente peligroso en mascotas

“Los animales domésticos, perros y gatos, sufren mucho los estruendos de la pirotecnia.

“Ellos, al tener el sentido del oído mucho más sensible que el nuestro, con los estruendos sufren alteraciones auditivas, estados de desorientación, miedo extremo, terror a la muerte inminente. Se muestran descoordinados, tienen temblores musculares, taquicardia, salivación. En animales viejitos o que tienen cardiopatías preexistentes puede llegar a producir la muerte”, señaló al portal web Infobae la médica veterinaria Marcela Mansinho (MN 759).

El momento en que el sentido del oído del perro está totalmente desarrollado, su audición es mayor a tres veces que la del humano.

DIARIONORTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

tres + 1 =

Menú