El gobernador decidió extender el Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio igual a como rige desde el 23 de septiembre, sin habilitar nuevas actividades y sin modificaciones a las ya habilitadas. Dijo que si vuelven las clases presenciales, será con el sistema de burbuja comunitaria y en aquellos departamentos sin casos de Covid-19.



Finalmente ayer, el Ejecutivo provincial emitió el Decreto N° 1847 por el cual se prorrogó el Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO) hasta el 25 de octubre, bajo las mismas condiciones que vino rigiendo en Catamarca desde el 23 de septiembre.
De esta manera, no solo no se habilitaron nuevas actividades como esperaban algunos sectores, sino que tampoco se extendió el horario de atención al público de aquellas actividades que están funcionando, pero que reclaman un mayor margen de tiempo para funcionar, como el sector gastronómico y de bares nocturnos.
La decisión fue del propio gobernador Raúl Jalil, a pesar de que semanas atrás, él y la ministra de Salud, Claudia Palladino, habían anunciado que se pasaría a un nuevo sistema “semáforo”, que regularía las etapas del DISPO o ASPO en el que se encuentra la provincia.
Así lo admitió el mandatario provincial ayer, en diálogo con Radio V.V, al señalar: “Tomé la decisión de que hay que estudiarlo un poco más (al sistema semáforo). No quería en lo personal aumentar los horarios que proponían porque, mirando un poco la situación de lo que está pasando en Santiago, Tucumán, La Rioja, la cantidad de fallecidos que tienen… en lo personal, creo que hay que ser muy prudentes y hay que ver cómo está la situación epidemiológica en los próximos días”.
“Ayer, tuvimos 15 casos, que es bastante, así que vamos a ser muy prudentes. Va a quedar en estudio y, sobre todo, no vamos a ampliar los horarios. La única solución que tenemos es mirar el sistema de salud y, si el sistema de salud no está acorde a las posibilidades de una buena atención, volver a la Fase 1”, añadió.
En esa línea, insisitó en que “hay que ser muy cuidadosos”, le pidió a la ciudadanía responsabilidad frente a la situación epidemiológica y se refirió al endurecimiento de sanciones que estudia el Gobierno para quienes no respeten las normas que prohíben algunas actividades que son potenciales causas de brotes de contagios. “Estamos evaluando una nueva medida que la queremos consensuar con los sindicatos y es el incumplimiento sea causa, no sé si de despido, pero sí de suspensiones (de los trabajadores estatales) o si es proveedor del Estado que no pueda proveerle al Estado”, apuntó.
“Yo sé que estamos todos pasando una situación muy compleja, también anímicamente. Tampoco se sabe si vamos a encontrar la vacuna, pero es una época donde hay que ayudar. Todavía falta y el camino es largo”, continuó y añadió que “vamos a seguir dialogando, pero no podemos continuar sin premios ni castigos. Yo también creo en la libertad y los derechos individuales de las personas, pero en este caso, hay que ser muy conscientes de que estamos viviendo una situación inédita en la historia de la humanidad y tenemos que tratar de ser responsables”.
Por último, sentenció: “Somos unos privilegiados con lo que está pasando en el mundo y no nos podemos descuidar porque si no, podemos volver a la Fase 1”.

Educación 
En otro fragmento de la entrevista, Jalil se refirió al posible regreso de las clases presenciales y señaló que será uno de los temas que se discutirá con los gremios docentes en una reunión que mantendrán el próximo jueves. Al respecto, anticipó que, en principio, se está evaluando la posibilidad de volver a clases en aquellos departamentos que no tengan casos positivos de Covid-19 y bajo el sistema de burbuja comunitaria, que implica que tanto los alumnos como los docentes deben residir en las localidades donde se encuentran las escuelas.
El gobernador también se refirió a la resistencia de los rectores, docentes y alumnos de que los IES sean traspasados del Ministerio de Educación al Ministerio de Ciencias y Tecnología e insistió en que los Institutos de Educación Superior “deben tener una relación directa con el mundo del trabajo”.
El mandatario puso como ejemplo que hay 8.000 docentes recibidios en los IES que no tienen trabajo y “nosotros no podemos preparar gente que no tenga salida laboral”. Por último, dejó en claro que con esta reforma, “nadie se va a quedar sin trabajo, nosotros no vamos a despedir a nadie”.

FUENTE: LAUNION.DIGITAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

siete + 12 =

Menú