En la localidad de General Conesa, sobre la Ruta Nacional 251, una familia salvó la vida de una bebé al arrojarla del vehículo prendido fuego.


La bebé circulaba con su familia en un Chevrolet Aveo que colisionó con una camioneta Toyota 4×4 y se prendió fuego. Cuando las llamas invadieron el vehículo, alguien desde adentro arrojó a la bebé para intentar salvarla, cosa que finalmente sucedió.

Los otros tres ocupantes del automóvil fallecieron calcinados. Las víctimas fueron identificadas como Antonella Alfaro, de 25 años, madre de la bebé, Gerardo Chicaval, de 42 años, piloto que disputaba la 4ta fecha del campeonato Safari Regional y Miguel Botana, de 27 años.

Un camionero frenó ante el accidente y encontró a la bebé. Por su parte, el conductor de la camioneta, que se dirigía a Chubut se encuentra sin heridas de gravedad.

Según trascendió, en el auto había un bidón de nafta que habría iniciado el fuego y la explosión.



Fuente: Rionegro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

10 − 4 =

Menú