El Presidente no quiere descuidar la postergación del vencimiento de un bono emitido por la provincia que podría tener impacto en el proceso de renegociación de obligaciones ante el FMI.

 

 

Relaciones exteriores pero también urgencias locales. Alberto Fernández viajará mañana a Israel, en su primera visita oficial a un país desde que asumió el 10 de diciembre, y subió al avión a Axel Kicillof tras el anuncio de incapacidad de pago de la provincia del bono BP21. El Presidente sigue de cerca el proceso bonaerense de renegociación de la deuda que tendrá impacto en las negociaciones que Martín Guzmán deberá llevar adelante ante el Fondo Monetario Internacional y los tenedores privados de deuda a nivel nacional.

El Gobierno de la provincia de Buenos Aires propuso prorrogar hasta el 1 de mayo el pago de un vencimiento de capital previsto para el 26 de enero. En paralelo, desde la Casa Rosada advirtieron que no habrá un salvataje de esa deuda con fondos nacionales para testear el desenvolvimiento de esa renegociación. “Los acreedores entienden bien la solución que le presentamos. Este año la provincia tiene 2.900 millones de dólares de vencimientos de deuda. Nosotros aclaramos que hay cuestiones y prioridades que vamos a atender, porque no dejaremos a los sectores que la están pasando tan mal sin alimentación, sin cuestiones básicas y con las escuelas rotas”, dijo Kicillof este fin de semana en una entrevista.

El viaje de Fernández a Israel tendrá también impacto en el apoyo que Estados Unidos debería dar en el FMI, como socio mayoritario, para acceder a nuevo plazos de pago de los u$s 44.000 millones que el organismo desembolsó en el país durante la gestión de Mauricio Macri. El encuentro en Jerusalén se perfila además como la primera oportunidad para que el mandatario argentino mantenga reuniones bilaterales con líderes mundiales, pero esa agenda no está confirmada aún. Además del ruso Vladímir Putin y el francés Emmanuel Macron, el jueves participarán del Foro “Recordando el Holocausto y luchando contra el antisemitismo” el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, la mayor parte de los líderes de Europa, el príncipe de Gales y el presidente israelí, Reuven Rivlin.

La comitiva que acompañará al Presidente estará integrada por la primera dama, Fabiola Yáñez; el canciller Felipe Solá, el designado embajador en ese país, Sergio Urribarri, y el vocero presidencial, Juan Pablo Biondi, además de Kicillof, y el diputado Eduardo Valdés, según información suministrada por Cancillería.

El viernes, cuando concluya el foro, Fernández partirá rumbo a la Argentina, para llegar a Buenos Aires el sábado. La última semana, cuando se conoció la decisión del mandatario de asistir a los homenajes, el director del Departamento de América Latina en la Cancillería de Israel, Modi Ephraim, había considerado que su presencia “es una muestra del compromiso del Gobierno argentino en la lucha contra el antisemitismo” y destacó “la importancia que tiene la relación con la colectividad judía argentina, la más grande y la más importante en América Latina”, según declaraciones a la agencia de noticias AJN.

Pero el viaje a Israel no será la única presencia oficial cuando se conmemoran los 75 años de la liberación del campo de concentración nazi de Auschwitz. Según la información oficial, la Argentina estará presente en la recordación de ese aniversario que se realizará en Oeswiecim (Polonia) el 27 de este mes, con una delegación encabezada la embajadora en ese país, Ana María Ramírez.

Desde la Cancillería recordaron que la Argentina es el único miembro pleno de América Latina de la organización internacional “International Holocaust Remembrance Alliance” (IHRA), de la que forma parte desde 2002, bajo la presidencia de Eduardo Duhalde. En ese marco, el actual embajador en Bélgica, Pablo Grinspun, asistirá a la reunión convocada por el ministro de Relaciones Exteriores de Luxemburgo, en su carácter de presidente de la IHRA, que se celebra en Bruselas.

Se trata de una reunión de trabajo que culminará con la adopción de un documento de mucha significación para la continuidad de los esfuerzos realizados desde 2000 y la reafirmación de los países miembros de continuar la lucha contra el antisemitismo, según la información previa al evento.

Mientras tanto, en la Argentina -siguiendo lo establecido en 2005 por las Naciones Unidas que instituyó el 27 de enero como “Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto”- esa fecha también tendrá su acto recordatorio. La ceremonia estará a cargo del “Capítulo Local de la IHRA”, conformado por los ministerios de Justicia y Derechos Humanos, de Educación y de Relaciones Exteriores y Culto, junto a instituciones de la sociedad civil. Esa conmemoración fue declarada “de interés nacional” por el Poder Ejecutivo en 2010, cuando Cristina Fernández de Kirchner ejercía la Presidencia. (Fuente Ambito)

Fuente: launiondigital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

cinco − tres =

Menú