El candidato presidencial del Frente de Todos va delineando las medidas para enfrentar la crisis.

A 21 días de las elecciones generales y poco más de dos meses de una hipotética asunción en caso de ganar en primera vuelta, Alberto Fernández comienza a mostrar las medidas que impulsará para enfrentar la crisis social y económica.

En tal sentido, hoy durante un acto de campaña, presentará el plan “Argentina sin hambre”, una iniciativa que promete instrumentar si llega a la Presidencia, con la participación de distintos sectores, para “ponerle fin” a los problemas de alimentación y subalimentación de las franjas más empobrecidas de la sociedad.

El acto, previsto para las 10, en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, será la presentación formal de un plan que requerirá un “amplio consenso”. Desde el FdT explicaron que convocarán a líderes empresarios, referentes de la opinión pública y dirigentes sindicales, también a organizaciones piqueteras y religiosas, entre otros sectores, a sumarse a la propuesta “para terminar con el hambre”.

Este plan fue ideado por el exministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, que se puso como meta terminar con el hambre de manera inmediata, atado a un sistema de producción y distribución que garantice la alimentación de los argentinos, pese a cualquier sobresalto en la economía.

El plan Argentina sin Hambre garantizaría 200 productos de 11 rubros distintos a precio fijo al alcance de los personas de bajos ingresos.

Las herramientas utilizadas serían la Ley de Góndolas, Precios Cuidados, subsidios a la economía familiar y otras que se irán dando a conocer. El cumplimiento del plan sería seguido por un “observatorio” conformado por universidades, sindicatos, organizaciones sociales y algunos personajes públicos, indicó El Destape que citó a fuentes del equipo de Alberto Fernández.

Al mismo tiempo, relanzará la Tarjeta Alimentaria, revitalizándola. Con ella se podrá comprar alimentos, con dinero que cargará el Estado. Todavía no se definió el universo exacto de los beneficiarios, pero la tarjeta obraría como una “garantía de seguridad alimentaria”.

Otras de las cuestiones que considera prioritarias es el pago de la deuda externa y reducir el déficit fiscal. En una entrevista radial, ayer adelantó que podría haber un ajuste en el impuesto a los Bienes Personales con el objetivo de combatir el déficit.

Además, ratificó que se mantendrán las retenciones a las exportaciones del sector agrícola. Reconoció que “son incordiosas”, pero que “con un déficit fiscal como el que deja Macri es muy difícil pensar en alivianar la presión”.

FUENTE: ELLIBERAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

2 × uno =

Menú