Con el secuestro de algo más de 72 kilos de clorhidrato de cocaína y la detención de seis sospechosos, Gendarmería desarticuló una organización sospechada de abastecer a repartidores y a “quioscos” narcos de la ciudad de Córdoba y alrededores.

Plata. Los gendarmes secuestraron pesos argentinos y dólares.

Plata. Los gendarmes secuestraron pesos argentinos y dólares.La droga, que era “estirada” para que rindiera más en el mercado, fue valuada en varios millones de pesos. Se incautaron armas de fuego y no se descartan más capturas. Además del polvo blanco, se secuestraron casi 6 millones de pesos, entre moneda nacional y dólares. A lo que hay que sumar el valor del estupefaciente. También se hallaron máquinas contadoras de billetes.

“La banda de Valerio”, como graficó un pesquisa, obedece al nombre al principal acusado: Valerio Escalante. El muchacho tiene apenas 22 años.

Todos los detenidos son familiares entre sí y son de nacionalidad peruana. No está claro si estaban radicados en Córdoba o si sus movimientos internacionales eran intermitentes.

Armas. Una de las pistolas halladas. Había balas con punta hueca.

Armas. Una de las pistolas halladas. Había balas con punta hueca.El operativo, calificado como de alta importancia por las altas esferas oficiales, fue el resultado de una investigación que lleva alrededor de un año. La causa está sustentada en análisis de comunicaciones, escuchas telefónicas, rastreos, filmaciones, vigilancias y, por cierto, testimonios.

En las últimas horas, efectivos de Gendarmería Nacional, con apoyo de la Policía de Córdoba, concretaron una serie de allanamientos domiciliarios prácticamente de manera simultánea en la capital cordobesa.

El objetivo de concretar los procedimientos a la misma hora fue para que no existiera chance de que los acusados se alertaran o se descartara el polvo blanco.

Así fue que se realizaron operativos en domicilios de los barrios Alberdi, Villa Martínez, San Martín, Argüello y Granja de Funes, de la ciudad de Córdoba.

Como resultado de los allanamientos, los uniformados incautaron varios paquetes con cocaína que, al pesarlos, marcaron 72 kilos.

Estirada. La droga era estirada en un laboratorio casero domiciliario.

Estirada. La droga era estirada en un laboratorio casero domiciliario.La droga estaba dentro de valijas. No está claro cuándo fue que esa sustancia llegó.

También se hallaron sustancias de “corte”, como se denomina a ciertos elementos utilizados para estirar la droga.

Un “laboratorio”

En el principal domicilio allanado se encontraron varios elementos típicamente utilizados por las bandas narco. En este caso, se hallaron, además de balanzas, una procesadora para mezclar la droga con las otras sustancias.

También se hallaron prensas hidráulicas y otras herramientas para armas “tizas”.

“El principal lugar allanado no era una ‘cocina’, como se denomina a los lugares donde se fabrica cocaína. Se trataba de un ‘laboratorio’. En este lugar se estiraba la sustancia y se armaban dosis para luego abastecer a proveedores y ‘quioscos’”, comentó una fuente con acceso a la causa.

Además del “laboratorio”, los demás domicilios tenían funciones específicas: uno era el centro de acopio, otros eran puntos de venta, otros de distribución de la cocaína, según los voceros.

Además de la detención de Valerio Escalante, el principal acusado, los gendarmes arrestaron a otras cinco personas de nacionalidad peruana.

Entre los apresados están la madre de Valerio, una abuela, un suegro y un tío. No está confirmada la relación de la sexta persona apresada.

Se dio parte a la Dirección de Migraciones para analizar las situaciones de los sospechosos.

“Se desbarató una organización narco familiar completa, abarcando desde proveedores, distribuidores y vendedores que se encargaban de facilitar la distribución de grandes cantidades de sustancias en la Capital”, indicaron fuentes de la Gendarmería a La Voz.

Una fortuna

Tras 12 horas de allanamientos, los gendarmes incautaron: 72 kilos 149 gramos de cocaína, dos armas de fuego sin documentación, municiones de diferentes calibres, tres automóviles y tres motos.

No menor fue el secuestro de efectivo: en total se incautaron 3.800.000 pesos argentinos y 36 mil dólares estadounidenses (lo que representa unos 2.160.000 pesos en moneda nacional).

La causa está en manos del juez federal 1, Ricardo Bustos Fiero.

No está confirmado que esta banda tenga relación con otra organización desarticulada tiempo atrás en barrio Alberdi y que era liderada por “Elvira”, una presunta narco de nacionalidad peruana con un voluminoso prontuario.

FUENTE: LAVOZ