Córdoba volvió a votar a contramano del país. Una isla en un archipiélago peronista. Aquí, Juntos por el Cambio ganó con holgura, por 18 puntos de diferencia. Sumó a los propios una porción importante de votos de Juan Schiaretti alcanzando el 48,1 por ciento de los votos, casi un millón de votos.

El buen ánimo que había en el búnker cordobés de Juntos por el Cambio se derrumbó al conocerse los resultados nacionales, que dejaron perdedor a Mauricio Macri. El temor exteriorizado por, entre otros, Mario Negri es la reacción de los mercados hoy: “Espero que no haya corrida cambiaria, que no haya desesperación, que si alguno apareció más arriba ahora, se comporte con una idea racional y responsable, que aprendamos de la política”, dijo el líder parlamentario del oficialismo nacional.

Como en todo el país, el tercero fue Roberto Lavagna, de Consenso Federal, con apenas ocho por ciento de las adhesiones. Y, pese a la unidad, el Frente de Izquierda quedó quinto, con 2,67 por ciento para la fórmula que encabezó Nicolás del Caño. Le ganó el novato José Gómez Centurión, con 2,9 por ciento. Y José Espert llegó al 2,6.

Para la definición de candidaturas de diputados nacionales, los números muestran que el corte de boleta propiciado por Juan Schiaretti se nutrió tanto del macrismo como del kirchnerismo.

Así, en octubre habrá siete listas de candidatos a diputados nacionales: la lista de Mario Negri sumó 41,1 por ciento, siete puntos por debajo de Macri. La del Frente de Todos sumó 23,2 por ciento, siete por debajo de Fernández.

La boleta corta de Hacemos por Córdoba, que encabeza Carlos Gutiérrez, tuvo un gran resultado al lograr el 16,8 por ciento, desempeño que le permite proyectar la renovación de las dos bancas que pondrá en juego el 27 de octubre.

Kirchnerismo. Arañó el 30% en Córdoba y celebró. (Javier Ferreyra)

Kirchnerismo. Arañó el 30% en Córdoba y celebró. (Javier Ferreyra)

El socialista Roberto Birri quedó quinto, con cinco puntos porcentuales. Pasaron el piso de 1,5 por ciento las boletas del Frente de Izquierda Unidad (3 por ciento); Unite –la boleta que llevaba como candidato a presidente a Espert– logró 2,8 por ciento, y, finalmente, Encuentro Vecinal, de Aurelio García Elorrio, 2,4 por ciento.

También fue masivo el apoyo al Gobierno nacional en Carlos Paz, patria chica de Carlos Caserio, presidente del peronismo provincial y primer dirigente en desmarcarse de la estrategia del gobernador Schiaretti al apoyar a Fernández.

Las grandes ciudades de Córdoba y la “pampa gringa” le dieron a Macri un apoyo contundente, como se lo habían dado al gobernador Schiaretti el 12 de mayo. En Capital, Macri cosechó 50,5 por ciento, con lo que duplicó a Fernández, quien llegó a los 26 puntos. Ganó con comodidad.

Incluso en seccionales típicamente “peronistas”, como la 10ª, que tiene a Villa El Libertador como centro (ver página 24).

En el departamento Marcos Juárez, Juntos por el Cambio sumó el 51 por ciento de los votos, a más de 23 puntos de distancia de Alberto Fernández. En Río Cuarto, el resultado fue más ajustado: 43 a 31 por ciento, siempre a favor de Macri.

En el departamento General San Martín, donde el Frente de Todos contaba con el aval explícito del intendente de Villa María, Martín Gill, Mauricio Macri ganó por cuatro puntos: llegó al 34,3 por ciento de los votos.

En Unión, donde el histórico apoderado del PJ, Domingo Carbonetti, se puso al hombro la campaña de Fernández, también ganó Macri: alcanzó 29,5 por ciento y le sacó una diferencia de siete puntos al candidato opositor.

Colón también votó mayoritariamente a favor del Presidente, quien obtuvo el 52,3 por ciento de los sufragios, con una diferencia de 25 puntos respecto de Fernández.

En San Justo, departamento de los electos vicegobernador, Manuel Calvo, e intendente capitalino, Martín Llaryora, Macri obtuvo una diferencia de 20 puntos.

Los termómetros de la política mediterránea

A las 22.44, el búnker de Juntos por el Cambio ya lucía vacío. Un minuto antes, el último puñado de militantes abandonaba el coqueto salón del hotel Sheraton. Algunos no ocultaban sus lágrimas. Fue el búnker más triste de anoche.

Los primeros números publicados –con demora– por el Ministerio de Interior cayeron como un baldazo de agua fría. Y dejaron helados a los mismos candidatos y dirigentes que vieron desde ese salón los primeros resultados. En el comando de campaña de Juntos por el Cambio nunca hubo clima de fiesta.

El gobernador Juan Schiaretti siguió con su mesa chica política la definición electoral. “Quiero agradecer el apoyo otorgado por los cordobeses a la lista de los precandidatos a diputados nacionales de Hacemos por Córdoba”, escribió en su cuenta de Twitter. Fue la única expresión pública del mandatario que hasta ahora jugó sin jugarse en el escenario nacional.

Aunque no perforó los 30 puntos, en el kirchnerismo sólo hubo alegría cuando se conocieron los datos nacionales. Apuestan a crecer para octubre y arrebatarle a Juntos por el Cambio la cuarta banca.

335.837 votos sumó la boleta del PJ Córdoba

Representan el 16,7% del total de votos en la provincia.

El gobernador no felicitó al ganador de las Paso, Alberto Fernández. Publicó en sus redes sociales tres mensajes, todos de agradecimiento a quienes votaron a la lista corta. Aunque no dio pistas de cómo reajustará su estrategia nacional, confirmó que mantendrá la boleta corta para el 27 de octubre.

FUENTE: LAVOZ