La balacera que minutos antes de las 19 del viernes sorprendió –y apabulló– a los habitantes y transeúntes del área central de la ciudad de Córdoba, en los alrededores de la galería Norte, acabó con la vida de Raúl Oscar “el Gordo Otto” Cortéz (46) y dejó herido a Matías Nicolás García (27), en circunstancias que resta establecer. Hoy se sumará una derivación.

Durante la mañana, la familia de Cortéz acudirá a la Justicia para solicitar que se investigue la causa de la muerte del hombre emblema de la galería Norte.

“Vamos a iniciar el proceso judicial que corresponde para un caso en el que la actuación policial fue, como mínimo, desmedida. Mercedes Ivana Heredia, la viuda de Raúl Cortéz, se presentará como querellante”, explicó a este medio Iván Sironi, uno de los abogados de la familia.

Junto a su socio, el también letrado Lucas de Olmos, Sironi reclamará, además, por la situación procesal de Facundo Marquillas, a quien en videos que dejaron registro del episodio se ve junto a Cortéz en la persecución. Marquillas continúa detenido y a la espera de la planilla prontuarial –un documento necesario para solicitar la liberación de un detenido–.

En el mismo acto, se va a interceder por Agustín Cortéz Heredia, el hijo de “Otto”, que hoy comparecería ante el fiscal acompañado por sus abogados, según adelantaron a este medio los responsables de la defensa de Cortéz Heredia.

Este medio consultó a la Policía, desde donde explicaron que la causa está en manos del fiscal. Por su parte, el fiscal de Distrito 1, Turno 6, José Bringas, a cargo de las investigaciones judiciales, indicó a este medio, al cierre de la edición, que no había novedades en las pesquisas.

Siro S ni y su socio van a intentar durante esta mañana establecer un acuerdo con la Justicia para mantener la libertad del hijo de “Otto”, con el objeto de que comparezca ante la fiscalía, sin el peligro de afectar su condición de hombre libre.

“Según lo que nos han dicho vamos a tener más imputados en la causa, pero desconocemos el alcance que van a tener las medidas judiciales. Lo que buscamos es resolver la situación procesal de Cortéz Heredia, que pueda aportar datos y ponerse a disposición de la Justicia”, aseguró Sironi.

Los uniformados que participaron del operativo están imputados como sospechosos leves de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y se ordenó que continuaran en libertad.

Uno de ellos abatió a un delincuente armado frente a una distribuidora de la avenida Alem, en el verano de 2017.

“Agustín no se presentó antes por temor a lo que podría pasarle y ante la confusión que reina hasta la actualidad con los hechos del viernes”, plantearon los abogados que ofician la defensa de quien sería uno de los protagonistas en la pelea que se habría producido el viernes, en el momento anterior a la balacera que acabó con la vida de “Otto”.

Raúl Oscar “el Gordo Otto” Cortéz.

Raúl Oscar “el Gordo Otto” Cortéz.La muerte de “Otto” se produjo tras una persecución policial, a raíz de una discusión que él habría protagonizado con otro comerciante de la galería Norte. La reconstrucción que aportaron fuentes judiciales y policiales, más los materiales audiovisuales y más de una decena de fuentes que aportaron datos sobre los hechos, permitieron conocer que cuatro sujetos, entre los que se encontraba “Otto” y su hijo, se enfrentaron en una pelea, en el marco de la galería, con Matías Nicolás García, tras lo cual se dieron a la fuga, hacia una playa de estacionamiento.

Un video capturado por las cámaras de seguridad del lugar muestra que, seguidos por dos uniformados de la Policía, Raúl Cortéz y un acompañante corren hacia el interior del estacionamiento, donde luego intentan salir a bordo de la Captur. Posteriormente, se puede observar el intento de ambos hombres de salir por la calle Catamarca a contramano a bordo de la unidad. La maniobra de escape fue frustrada por los disparos que –según se observa en el material audiovisual– habrían sido efectuados por el uniformado. Minutos más tarde, con el coche frenado, “Otto” se desploma.

En ese instante, y bajo el control de un oficial, la persona con la que se habría producido la pelea inicial irrumpe en la escena para acusar a Cortéz –sin saber que éste ya estaba muerto– de ser el responsable de sus heridas. “Mirá lo que me hiciste”, le gritaba Matías Nicolás García, mientras golpeaba con sus pies el cuerpo exánime, a pesar del pedido policial para que cesara.

La secuencia que acabó con la vida de Cortéz

Una pelea habría iniciado la persecución policial.

La historia. En horas de la tarde del viernes, alrededor de las 19, cinco hombres, entre los cuales habrían estado Raúl Oscar “el Gordo Otto” Cortéz (46), su hijo Agustín, Facundo Agustín Marquilla (21), un sujeto apodado “Cheto” y Matías Nicolás García (27), protagonizaron una discusión por causas que hasta ahora se desconocen.

En ese instante, y según las versiones que trascendieron hasta el momento, Agustín Cortéz Heredia habría efectuado dos disparos contra García y junto a las tres personas restantes se habrían dado a la fuga, dos de ellos perseguidos por el herido.

Durante la persecución, García se topó con dos policías y alertó sobre los acontecimientos, mostrando además las heridas en su cuerpo. Por eso la Policía intervino en la corrida.

Una de las personas que escapaba era “Otto”, que logró ingresar junto con Marquilla a la playa de estacionamiento donde estaba guardado su Renault Captur.

Ya sobre su vehículo, a escasos metros de la galería donde todo habría iniciado, en Catamarca al 60, intentaron continuar con el plan de escape, pero habrían chocado con otro vehículo, según el testimonio que un testigo ocular habría brindado a este medio.

En ese instante, desde el flanco de la policía se habrían producido varios disparos y con el coche ya detenido, “Otto” descendió, caminó unos metros y se desplomó sin vida, mientras que Marquilla fue reducido y detenido.

Galería Norte. El escenario del episodio que conmocionó a la ciudad de Córdoba el viernes. (José Hernández)

Galería Norte. El escenario del episodio que conmocionó a la ciudad de Córdoba el viernes. (José Hernández)Por su parte, la Policía no pudo dar aún con Agustín Cortéz, que se habría fugado en su auto Volkswagen Scirocco y que hasta el cierre de esta edición continuaba prófugo, a pesar de los operativos que se realizaron desde el viernes para dar con su paradero.

García quedó internado y no está imputado. Se analiza si a Agustín Cortéz Heredia le corresponde una imputación por tentativa de homicidio o por heridas.

Del sujeto que se apoda “Cheto” la Justicia no tiene datos, pero los investigadores continuaban tras sus pistas.

No se secuestró el arma con la que García fue herido. Aún se ignora si “Otto” iba armado cuando recibió la descarga de tiros policiales.

Sí se estableció que él y Marquilla no dispararon contra los policías.

Luego de aquella tarde, las investigaciones continuaron a toda marcha y sobre la causa pesa un estricto secreto de sumario.

Se espera que en horas de la mañana, cerca de las 11, la familia Cortéz Heredia se haga presente junto a sus abogados en la fiscalía de Distrito 1, Turno 6, encabezada por José Bringas. Si este hecho se cumple, también se produciría la presentación del hijo de “Otto” ante el fiscal.

La familia insiste con la idea de que la muerte del emblemático comerciante de la Galería Norte se pudiera haber evitado si “la policía actuaba dentro de las normas” en vez de una “actuación irregular”.



fuente: lavoz