El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció que el Gobierno «sobrecumplió» el objetivo de déficit planteado para el año pasado, que era un déficit primario (antes del pago de la deuda) del 2,7 por ciento del PBI. El 2018 cerró finalmente con un 2,4 por ciento del PBI, porcentaje que representa unos 338 mil millones de pesos.

«Con estos números, la Argentina cierra 2018 con un resultado primario negativo de 338.987 millones de pesos, que es 2,4 puntos del PBI, que comparan con un déficit primario de 3,8 puntos del PBI en 2017. Es decir, hemos tenido una mejora del déficit primario de 1,4 punto del Producto», subrayó Dujovne. «Hemos cumplido con las metas del Fondo. Y hemos sido muy disciplinados desde el lado del gasto», resaltó el jefe del Palacio de Hacienda, en conferencia de prensa.

El ministro detalló además que el déficit financiero fue de 727.927 millones de pesos (cerca de 19.300 millones de dólares, un 5,2 por ciento del PBI).

En ese sentido, Dujovne puntualizó: «Dado que la cuenta de intereses se sitúa en 2,8 puntos del PBI, desde 2,1 puntos del año interior, esa cuenta aumentó 1,6 puntos del Producto y el déficit financiero entonces no tuvo toda la caída que reflejó la baja del déficit primario. El déficit financiero, es decir después de intereses, bajó de 6,2 del PBI (en 2017) a 5,2 por ciento, con una mejora de ocho décimas del PBI».

En este marco, el Ministerio de Hacienda explicó que en un reporte distribuido a la prensa que en 2018 el Estado Nacional perdió recursos por 0,6 por ciento del PBI por la reforma tributaria, la devolución 3por ciento  de ANSeS a las provincias y el Pacto Fiscal, por cuanto «el esfuerzo fiscal logrado es equivalente a 2 puntos del PBI».  Asimismo, precisó que el gasto primario del sector público nacional cayó 2 puntos porcentuales en términos del PBI en 2018, para acumular una baja de 4 puntos respecto a 2015 y consolidar el gasto más bajo desde el 2012.