Mientras la crisis económica golpea los hogares de los trabajadores argentinos, el presidente Mauricio Macri habló del “costo de logística” que representan sus salarios como un obstáculo hacia el crecimiento del país. Al prometer la supuesta conversión de Argentina en una “potencia energética a nivel mundial”, resaltó que para que eso sea posible “hay que lograr que se baje el costo de la logística”.

“En cada sector estamos trabajando para que ese costo baje”, admitió y resaltó, remarcando cada palabra: “Y cada uno tiene que cobrar lo que corresponde, nadie puede pretender cobrar más de lo que vale su trabajo porque deja a cientos de miles de argentinos sin trabajo”.

Las declaraciones las hizo durante la inauguración del Parque Eólico en Chubut, acompañado por el gobernador Mariano Arcioni. Macri llegó poco antes de las 11.30 a Comodoro Rivadavia, desde donde se trasladó en helicóptero hacia el parque eólico. Desde allí, aprovechó para enviar un mensaje hacia el sindicalismo y para defender una vez más el empleo privado.

“Nadie se puede creer por arriba de la ley, nadie puede prepotear a los demás”, lanzó, al aludir aparentemente al líder del gremio de camioneros, Hugo Moyano.

Macri insistió que “hay oportunidades de progreso para todos los argentinos, para que de verdad podamos reducir la pobreza a partir de trabajo privado de calidad”. Por último, definió que “eso es el cambio, trabajar con la verdad, con transparencia y con equipo y confiando en lo que somos capaces de hacer”.