La diputada Elisa Carrió ratificó su intención de iniciar un juicio político contra el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, por sus declaraciones sobre el eventual desafuero y detención de la ex presidenta Cristina Kirchner. Carrió lanzó ayer sus dardos contra Garavano y redobló la apuesta hoy con una carta abierta dirigida al presidente Mauricio Macri, publicada esta mañana en Facebook bajo el título “No volvamos al pasado, señor presidente”. Garavano le respondió a los pocos minutos, negó que haya un “entredicho” entre ellos y afirmó que daría las explicaciones que la diputada crea necesarias en el Congreso.

Carrió desmintió que su decisión de enjuiciar a Garavano haya sido un arrebato de ira y cuestionó “la falta de apoyo del vocero del radicalismo”. “La República está sumamente herida por un sector del gobierno que por conveniencia política no desean verdad, justicia y condena. Esto no es negociable. Ni la República. Ni la impunidad. El Presidente lo sabe desde enero del 2015. No volvamos al pasado Sr. Presidente” puntualizó en la misiva que avivó más el fuego en la interna oficialista.

Ayer Carrió amenazó al titular de la cartera de Justicia, quien había considerado en una entrevista radial no puede ser nunca bueno para un país que un ex presidente esté detenido o se pida su detención, en referencia a la situación de la ex presidenta por la causa de supuesto encubrimiento por el memorándum con irán. Tiempo después, Carrió explotó: “Estos dichos de Garavano son una vergüenza para la República y la división de poderes”.

Lejos de echarse para atrás, la diputada confirmó en el texto publicado hoy que “la Coalición Cívica ARI, a través de sus órganos institucionales y partidarios, ratifica el pedido de juicio político al Ministro de Justicia Garavano”. En el comunicado repudió también las distintas expresiones sobre su supuesta ira, “calentura” o “improsperabilidad del juicio político” y adelantó que presentará una demanda “por discriminación y machismo aberrante” contra los hombres y mujeres de la política nacional que apuntaron contra ella por “cuestiones de carácter estético”.

“Es la primera vez que lo haré. No me guía el enojo ni la calentura sino la necesidad de que Cambiemos cambie o no cambiará la historia. Esto no es una amenaza, es una decisión colectiva e irrevocable”, concluyó al confirmar el juicio político contra Garavano, quien a la salida de la reunión de Gabinete admitió que su frase sobre la situación judicial de CFK “pudo haber sido desafortunada”.

“Nunca he hablado de ningún caso concreto. La frase pudo haber sido desafortunada, o lo que ustedes consideren, pero la considero en abstracto, no sobre un hecho concreto de si son o no culpables, no me corresponde a mí, son los jueces los que deciden eso”, afirmó Garavano en declaraciones televisivas. Luego destacó el rol de Carrió dentro de la alianza oficialista y confirmó que se presentará al Congreso si así lo requiriera la diputada.

“Reconocemos y valoramos su aporte y compromiso inclaudicable para luchar contra la corrupción”, señaló a la salida de la casa de gobierno, al destacar que el pedido de juicio político “es una facultad de la diputada”. Garavano negó que lo ocurrido haya sido “un entredicho”. “Ha sido un cuestionamiento de ella hacia mi”, aclaró, aunque insistió: “Brindaremos todas las explicaciones en el Congreso”.