La CGT, la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) y los sindicatos industriales se movilizaron por la Avenida Belgrano hacia el Ministerio de Producción para denunciar los despidos masivos en las pequeñas y grandes empresas y para rechazar la política económica de apertura a las importaciones que implementa el gobierno e impacta de lleno en este sector. “La presión sobre los salarios al tiempo que se liberaban tarifas y precios destruyó el poder de compra de los salarios y el conjunto de  desaciertos provocaron esta verdadera bomba social con escasos precedentes en nuestra historia reciente”, denunciaron en un documento que fue entregado al Gobierno.

Bajo la consigna “en defensa de la Industria Nacional y el Empleo”, los afiliados de sindicatos como los metalúrgicos de la UOM, Molineros, Alimentación, Papeleros, Lecheros y Ladrilleros se concentraron temprano en la Avenida 9 de Julio y desde las 11 marcharon rumbo a la cartera que conduce Dante Sica, ubicada en Diagonal Sur al 600 para rechazar las medidas económicas del gobierno de Mauricio Macri. “Reclamamos por la industria y por el salario”, manifestó el integrante de la conducción cegetista Héctor Daer. En esa misma línea, el secretario general de la UOM, Antonio Caló, advirtió que “hay cuatro mil compañeros despedidos, estamos atravesando momentos difíciles, las empresas no pueden pagar los sueldos”.

A partir de un documento con ocho puntos específicos que leyeron en la puerta del Ministerio, le reclamaron a Sica su “urgente intervención”.  El plan de ocho puntos incluye el sostenimiento de los puestos laborales, la defensa de la producción nacional, que se den líneas de créditos subsidiados para las PYMES, el financiamiento a la educación en todos sus niveles y que se retrotaigan las tarifas de todos los servicios públicos a 2017. También piden por la reconstrucción del poder de compra de los Salarios, Jubilaciones y Beneficios sociales, que se destinen recursos adicionales para el financiamiento de la salud, que se cree un programa nacional de viviendas populares y el financiamiento a la educación en todos sus niveles

“Señor Ministro de Producción y Trabajo reclamamos su urgente intervención para dar respuesta inmediata y adecuada a la crisis social que estamos viviendo, dando respuestas a estos reclamos e impulsando una verdadera política productiva, con especial atención en la producción nacional”, sentenciaron.

Las pymes y los gremios alertan que frente a la pronunciada caída de la actividad económica, la destrucción del mercado interno y la entrada de importaciones, las empresas y los trabajadores están en riesgo. Según destacó APYME, la industria manufacturera cayó en julio un 5,1 por ciento frente al mismo mes del año pasado. El rubro textil es de los más afectado por la destrucción del mercado interno y las importaciones, con una caída del 12,9 interanual. “Basta de despidos, no a la importación. En defensa de la industria nacional”, señalaron los gremios convocantes en afiches que hicieron circular por las redes sociales.

El sector textil sufre una fuerte caída de la producción y del empleo. En los últimos siete meses, se registraron más de 5 mil pérdidas de puestos laborales en las empresas, según denunciaron desde los gremios textiles. Pero este cuadro se replica en el resto de las industrias. Las estadísticas oficiales del Ministerio de Producción y Trabajo revelan la pérdida de 93.200 empleos desde que comenzó la presidencia de Mauricio Macri, con un retroceso  de ocupación industrial en 31 de los 32 meses de gestión cubiertos por las estadísticas oficiales.

“Llamamos al empresariado nacional y Pyme a unirse en el reclamo de un cambio drástico de rumbo, impulsar la emergencia productiva y  debatir propuestas alternativas junto con los trabajadores y demás sectores actualmente perjudicados con el fin de  reconstruir el entramado industrial, del comercio local y las economías regionales”, resaltaron desde APYME. La Asamblea agregó que la crisis es total porque “las Pymes son las primeras afectadas por las políticas recesivas  y las últimas en despedir personal, ya que cuando cierran sus puertas lo hacen junto con los trabajadores”, destacaron.