“Con el entorno externo y la incertidumbre sobre dónde va a terminar el peso, es demasiado difícil decir si pueden cumplir sus objetivos con el FMI”, dice John Baur, gerente de cartera de la histórica firma de inversiones Eaton Vance. Stuart Culverhouse, economista jefe de la banca Exotix, aseguró que “a medida que la moneda se debilita a través de este contagio, pondrá al país más en riesgo de no cumplir con el objetivo de inflación del FMI”.

Walter Stoeppelwerth, jefe de investigación del banco de inversiones Balanz Capital, incluso ironizó de las tensiones cambiarias en el país previo a cada vencimiento de lebacs. “Los supermartes de Lebacs son como el día de la marmota”, dijo Stoeppelwerth, en referencia a un método folclórico de consultarle al animal si finalizará el invierno. “Tener una enorme porción de su base monetaria que vence cada 30 días es extremadamente peligroso cuando tiene una crisis monetaria”, aseguró el analista de Balanz Capital.