“Alertamos sobre las dramáticas consecuencias que las políticas del gobierno nacional causan a nuestro sector, políticas que no garantizan las condiciones mínimas para seguir produciendo”, afirmaron en un comunicado las organizaciones que convocaron a la marcha. Denuncian que el sector “se extingue” y “se empobrecen los pueblos del interior y se apagan los territorios rurales; la tierra y la producción se extranjerizan y concentran y los consumidores pagarán alimentos cada vez más caros”.

Los pequeños productores plantean también que el fin del Monotributo Social Agropecuario los deja sin obra social y jubilación. “Era la única herramienta de regularización del trabajo que el Estado tenía para el sector”, aseguran.

“En esta crítica situación, que se agrava con el paso de los meses, no encontramos reacción ni medida alguna del gobierno y las ‘mesas de competitividad’ –que parecen ser la única iniciativa y a las cuales prácticamente a nadie de nuestro sector convocan-, han demostrado no ser eficientes para cambiar la coyuntura ni para adoptar políticas a mediano y largo plazo”, plantearon desde la Unión de Trabajadores de la Tierra.