Tras las modificaciones en el gabinete y ante la llegada de los primeros fondos del salvataje del FMI, el presidente Mauricio Macri salió a defender los cambios en lo que antes había denominado “el mejor equipo” y reafirmar que su Gobierno mantendrá el rumbo económico aunque a partir de ahora “vamos por menos gradualismo”.

“El camino no será fácil. Por más que les duela, esta es la dirección”, sostuvo Macri al defender el rumbo económico en declaraciones al programa Periodismo Para Todos. El Presidente detalló que  aún falta “un tercio” para concluir el cronograma de recomposición de tarifas.

Las condiciones del préstamo del FMI, más “las turbulencias” económicas que llevaron el dólar a superar otra marca histórica, cambiaron los tiempo planificados por el Gobierno para aplicar el ajuste. Macri explicó que “el gradualismo fue el camino para cuidar a los más vulnerables, no creo en otro camino”, pero advirtió que “ahora vamos por menos gradualismo”.

“Hay momentos en los que la gente cumple un ciclo, se desgasta, más allá de que haya hecho un trabajo maravilloso”, justificó la salida de los ministros de Energía y Producción. “Yo estoy infinitamente agradecido (con Aranguren), pero hay un desgaste. Este trabajo es muy duro, sobre todo desde el punto de partida. A Aranguren le tocó la peor”, afirmó el Presidente.

Macri reconoció que la discusión que se viene ahora es la del presupuesto 2019 y, en ese contexto, dijo que espera que los ahorros que hay que implementar “no vayan sobre la obra pública que es lo que siempre ha sufrido la gente porque la política no quiere hacer sus ajustes”.

“Parte del cambio profundo, que es mucho más de cuanto vale el dólar, es decirnos la verdad y dialogar. Basta de mentiras. Sentate acá y decime cómo me vas a ayudar a bajar el sobrecosto que vos me generas”, fue como se dirigió Macri a la diferentes propuestas que hizo la oposición para frenar los tarifazos y el recorte.

Respecto del manejo de la turbulencia cambiaria que llevó a la devaluación del peso frente al dólar, Macri dijo asumir “culpas” en que “el Banco Central fue perdiendo autoridad y confianza de los mercados”. También calificó el plan de metas de inflación, fijado por el ex ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, como “un exceso” ya que “nadie nos lo pedía”.

“Lo que nosotros necesitábamos era un camino descendente de la inflación y nadie tenía conciencia de lo significa recomponer un sistema tarifario de todos los servicios públicos. O sea, cómo te impacta eso en la inflación”, detalló Macri, que volvió a justificarse con la “pesada herencia” y la comparación con Venezuela.