Francisco Cabrera fue el primer funcionario nacional en dar la cara tras la reunión de Mauricio Macri en Olivos con empresarios. El ministro de Producción calificó el encuentro como “positivo” y rechazó que se aplique control de precios ante la suba inflacionaria que produjo la corrida del dólar, además de definir la situación como “coyuntural” que se solucionará en pocos días.

“Todos estuvieron de acuerdo en fortalecer la posición del programa financiero argentino con el crédito preventivo del FMI”, señaló en una breve conferencia de prensa.

Ante los periodistas, Cabrera dijo que “tuvimos una particularidad” en los últimos días que ha sido “la zozobra del mercado cambiario”, y atribuyó la escalada de la divisa a un problema de liquidez y no de solvencia.

Agregó que están viendo “cómo seguir produciendo y trabajando de cara al empleo y la producción” que, sostuvo “son sectores que han crecido los últimos siete trimestres”.

Consultado sobre el traslado de la suba del dólar a los los productos, descartó hacer control de precios “que fracasó en los últimos 4 mil años”. Descartó que esa la política futura y que apuestan a “la competencia, la transparencia y proteger al consumidor”.

Cabrera no quiso entrar en detalles sobre cómo marchan las conversaciones con el Fondo y dijo que no vio “preocupados” a los empresarios sobre ese tema. “Se sintieron satisfechos de tener una reunión con el presidente para saber dónde estamos parados y lo ven como algo positivo”. Añadió que “Dujovne me dijo que le fue muy bien, tenemos un equipo que trabaja en término de metas y condiciones”.

No quiso hablar sobre los dichos de Cristiano Ratazzi, quien se mostró proclive a un dólar a 26 pesos y remarcó que “somos un país solvente, tenemos una deuda baja y sabíamos que si subía la tasa los mercados emergentes iban a tener una salida hacia el dólar”.

Categórico, cerró: “Esto es un tema coyuntural, en pocos días más será historia. No puede pasar una situación de crisis, nos tenemos que preocupar en hacer crecer la economía.”