Si bien en la apertura de la jornada, la divisa estadounidense se negoció a $ 22,20, después del mediodía, a pesar de la intervención de la autoridad monetaria, la tendencia se revirtió y la divisa estadounidense, que había llegado a negociarse a 21,97 en algunas casas de cambio, cerró la jornada 5 centavos más cara que el precio del vienes pasado (22,28).

De esa manera, el billete verde vuelva a marcar una suba, aunque lejos del techo récord alcanzado el jueves, cuando se ubicó en 23,30 pesos. A pesar de los esfuerzos del Gobierno, la leve baja registrada en la mañana estuvo muy por encima del 21,50, la cotización con la que inició la rueda del jueves pasado, cuando se encendieron todas las alarmas.

En los dos semanas anteriores, a pesar de que hubo una semana corta por el feriado del Día del Trabajador, el dólar pasó de 20,50 hasta el pico histórico de 23,30 pesos, lo que significó una suba de 13,7 por ciento. Desde inicios de año y hasta el récord registrado el jueves pasado, la cotización aumentó 24,6 por ciento y en los últimos 12 meses un 49,4 por ciento. El peso fue la moneda que más se devaluó en lo que va de este año a nivel mundial.

Tras los anuncios del Gobierno, respecto de un mayor recorte fiscal, y del Banco Central, que subió la tasa de referencia y obligó a los bancos a desprenderse de un 20 por ciento de sus dólares, el alza cedió y parece estabilizarse alrededor de los 22 pesos.

Sin embargo, las agencias y bancos de inversión internacionales y los medios especializados, no descartan que continúen las turbulencias. “La Argentina se encuentra ahora en primera línea de una posible crisis en los mercados emergentes”, tituló ayer el periódico británico The Sunday Times. En tanto, el jefe de la calificadora de riesgo estadounidense Moody’s, Gabriel Torres, señaló: “Si bien prevemos que ayudarán a reducir la volatilidad, el reciente debilitamiento del peso refleja una mayor percepción de riesgo para activos argentinos”.

Tras la escalada del dólar, se repitieron las reuniones entre los funcionarios del Gabinete de Cambiemos, el equipo económico y los referentes de las fuerzas aliadas para mostrar unidad frente a la turbulencia. El presidente Mauricio Macri se reunió por la mañana con los dirigentes  PRO Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, y por la tarde está prevista la reunión de la mesa nacional de Cambiemos.