Más temprano, obligados por el quórum que consiguió la oposición, los diputados de Cambiemos bajaron al recinto y pidieron la suspensión de la sesión. Según justificaron los oficialistas Mario Negri y Pablo Tonelli, como los proyectos en tratamiento modifican el presupuesto deberían discutirse previamente en la comisión de Presupuesto, que se reuniría recién el miércoles próximo.  “El objetivo del oficialismo es obstruir la sesión”, retrucó la diputada del Frente Renovador Graciela Camaño.

Negri rechazó el pedido de Camaño, quien había pedido que se votara el ingreso del proyecto del oficialismo en la sesión especial.”Están cumplimentados todos los pasos”, resaltó Negri al dejar en claro que “no hay nada que discutir”. “Decidimos venir tanto que el quórum lo dimos nosotros, corresponde que se ponga a consideración el plan de labor por el cual ha sido convocada la sesión con los pasos que deben darse para ingresar o no al tratamiento”, apuntó con una chicana hacia la oposición.

“Hay que poner las cosas en su lugar. Pedimos que se habilite el debate”, reclamó Agustín Rossi, presidente del bloque del Frente para la Victoria (FpV), mientras el oficialismo seguía con los argumentos para cancelar la discusión con alusiones al reglamento. “Lo que no podemos hacer es darle la espalda al pueblo. El pueblo quiere saber qué piensan sus representantes sobre el tema que más preocupa. Nadie en la sociedad argentina quiere este régimen tarifario. No están pensando en los trabajadores y en la clase media que no puede pagar estas tarifas”, manifestó Rossi.

Tras un cuarto intermedio acordaron que hablen los legisladores que firmaron cada uno de los proyectos y que sean votados invididualmente.